Gogoratzen nauzuenetan

La casa de diós

Idazlea/Escritora: José Luis Chaparro González

Ilustratzailea/Ilustradora: Naxara Maiztegi Jaunsaras

Lo que le hizo tomar la decisión de no volver nunca más a pisar una iglesia fué su última confesión…

-Ave María Purísima…

-Sin pecado concebida.

-Padre… hace mucho tiempo que no me confieso.

-A ver hija. No te preocupes y cuéntale a Dios tus pecados.

-Padre, voy a dejar a mi marido. Me maltrata desde hace mucho tiempo y también a nuestro hijo. No puedo soportar más esta situación.

-Pero hija, el matrimonio es un Sacramento Divino. Debes hacer examen de conciencia y ver qué puedes hacer para que tu marido sea feliz y esté contento. ¿Cuánto tiempo lleváis casados?

-Diez años, pero ha cambiado. Antes no era así.

-¿Y qué matrimonio no tiene alguna discusión en diez años? Debes saber que tu hijo sufrirá por su padre, porque los niños necesitan a su padre.

-Padre, tengo miedo. Cualquier día me matará y si mi hijo se interpone, también lo matará a él. Sé que ocurrirá y temo por mi hijo.

-No hija. Eso no ocurrirá porque él os quiere, pero debes pensar que nadie es perfecto. Pueden ser celos. No le des motivos y ya verás como todo vuelve a ir bien. Anda hija vuelve a casa con tu marido. No hagas que se enfade.

-Padre…

-Yo te absuelvo de todos tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

-Amén.

-Puedes ir en Paz.